Tutorial de Seminole de Corazones Horizontal

Tutorial de Seminole de Corazones Horizontal

Tutorial Plato Dresden y Seminole de Corazones II Parte

Buenísimos días,

Continuamos con la segunda parte del tutorial del cojín de Patchwork con plato Dresden y Seminole de corazones. En esta parte parte vamos a hacer el seminole de corazones. Pero antes de entrar en materia si te perdiste el tutorial sobre cómo hacer el plato Dresden, aquí tienes el enlace.

Hablemos brevemente sobre el origen e historia del seminole.

El Patchwork Seminole, nació con los indios Seminoles de Florida hace relativamente poco tiempo, allá por el año 1.920. Sus ropajes siempre se habían caracterizado por utilizar colores muy llamativos con mucha mezcla de contrastes. Sin embargo, la aparición de la máquina de coser en los años 1.900 causó mucho impacto, que influyó directamente en la forma de coser sus vestimentas. Fue entonces cuando sus ropajes empezaron a caracterizarse por la confección de tiras horizontales. Se deduce que surge como necesidad de aprovechar las tiras de tela que sobraban de los rollos que ellos cambiaban por otros productos. Sus diseños fueron evolucionando y complicándose, pero siempre basándose en la costura de tiras horizontales y verticales. Tanto fue el éxito de estos diseños, que a las mujeres se las incentivó para coser este tipo de vestidos para venderlos posteriormente, convirtiéndose así el Patchwork Seminole en una importante fuente de ingresos para la tribu.

Aclaraciones antes de empezar.

Vamos a distinguir en nuestro cojín dos modelos de seminole: el seminole de corazones verticales y el seminole de corazones horizontales. Y, si bien la mecánica de trabajo es la misma, la costura no es exactamente igual, de modo que para no liar a aquellas que cosen por primera vez este tipo de trabajo, primero haremos uno, y una vez asimilada la mecánica, haremos la siguiente. Así que para empezar, vamos a preparar las tiras para el seminole de corazones horizontales dejando la parte de los corazones de seminole verticales para el final del tutorial junto con la trasera del cojín.

Este nos podrá servir para adornar por ejemplo, toallas, algún juego de cama,…, o como en nuestro caso, vamos a coserlo a la parte superior e inferior de nuestro cojín.

Necesitaremos tiras de (para hacer ambos seminoles vertical y horizontal)

(las medidas están en pulgadas y ya incluyen margen de costura)

Tela de base (en mi caso de la blanca)
3 1/2 x 14 – 3 tiras
1 1/2 x 14 – 3 tiras
2 1/2 x 14 – 2 tiras

Tela para el corazón (en mi caso rosa)
1 1/2 x 14 – 1 tira
2 1/2 x 14 – 2 tiras

Dividiremos el corazón en dos partes. La pieza A y la pieza B.

Para la pieza A. Cogemos una tira de tela rosa de 1 1/2 y le cosemos a un lado una tira de 1 1/2 y al otro lado una tira de 2 1/2. Quedando la tira de rosa en el centro.

Para la pieza B. Cogemos la tira de tela rosa de 2 1/2 y le cosemos cada uno de sus lados una tira de 1 1/2 .
Ahora toca planchar. Y lo haremos así siguiendo el sentido de la plancha como nos indican las flechas. Fíjate en la sección de la pieza A, es importante para que luego las costuras nos queden encontradas y coincidan bien. Fijáos en la foto.

Ahora empezamos a hacer las secciones de las piezas. Vamos a hacer cortes de un ancho de 1 1/2 pulgadas.  A medida que vayáis cortando, si es necesario, podéis is “enderezando el corte” para que la pieza salga perfecta, porque en las medidas que os he dado hay un sobrante para que tengáis holgura en el corte 🙂 Necesitaremos ocho cortes de cada tira.

Quedaría algo así.

Unimos ahora una pieza con otra. Tenemos que colocar las piezas así.

En esta parte, id muy despacito que luego no toque descoser. Es decir, hay que prestar atención a cómo están situadas las piezas. Un truco, si las piezas no están descuadradas (que te sobra por arriba y por abajo) está mal! Tienes que tener un sobrante por arriba y por abajo. Yo me repetía al coser:  “si descuadra, voy bien” Y así con todos los corazones.

Una vez tengas los ocho montados entre sí formas las filas. Veréis, yo los fui montando pieza por pieza, pero ahora, una vez acabado el trabajo, considero que es mejor hacerlo por parejas, sobre todo, si es la primera vez que se cose con esta técnica, y luego hacer la unión de dos en dos.

Cuando hayamos unido nuestras piezas de dos en dos, tendremos que coser un rectángulo a cada extremo, para que nos de “el cierre” del trabajo.

Una vez cosidos entre sí. Toca limpiar y cortar… Atención con esta parte, medir tres veces y cortar una. No es difícil, tan solo hay que estar pendiente, y además, saquemos el lado positivo, como hay piezas que estarán al bies, luego nos dará un poquito de margen para “mover” la pieza y no perder las puntas :))

La precaución está en que ahora tenemos que cortar a un cuarto de pulgada por encima de nuestras piezas y en la parte inferior del pico del corazón. Es importante respetar ese mínimo de un cuarto para que luego no nos comamos ningún pico y no se desluzca el trabajo. Pero que nadie se mortifique, solo Dios es perfecto así que cualquier “error” está perfectamente admitido.

Y así quedaría lista para coser en la pieza de la tela de base de nuestro cojín.

Así.

Y de momento lo dejamos así. Nos servirá para interiorizarlo y no “liarnos” y tal vez, queráis lanzaros y hacer algo divertido con ellos, no sé, tal vez la parte superior de un neceser? 🙂

Besicos de colores y feliz Jueves.

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
Abrir chat